Cómo manejar el estrés de los niños por el regreso a clases

El inicio de un nuevo año escolar puede producir sentimientos encontrados en los estudiantes: desde alegría por la oportunidad de conocer nuevos amigos, hasta ansiedad y estrés por los cambios que se avecinan.

Con la ayuda de los padres o encargados y los educadores, este proceso podría ser uno agradable para los niños y jóvenes.

Aquí te dejamos posibles escenarios y algunos consejos para manejar las sensaciones que puedan experimentar los alumnos ante el regreso a clases.

De igual, siempre estos retos nos causan un poco de ansiedad, estrés, ante los cambios. Los seres humanos típicamente nos acostumbramos y nos acoplamos a lo que conocemos y a lo que sabemos, nuestra zona de confort, pero el sentir este concepto de ansiedad, de estrés, es algo normal y es importante sentirlo, si no lo sientes, también es algo que está pasando, pero es saber tú como papá o mamá cómo enseñarle a tu hijo cómo manejarlo.

Algunas de las señales de estrés o ansiedad en los niños y jóvenes podrían ser: cambios en los hábitos alimenticios, somnolencia, pesadillas o irritabilidad.

Para manejar estas sensaciones, se recomienda crear una lista de actividades, de cosas pendientes e involucrar mucho al niño. A veces, nosotros los adultos nos envolvemos con las cosas del regreso a clases, en la compra de libros, de uniformes, pero no hacemos partícipes a los niños del proceso, pues es algo que será eventualmente de ellos. También pueden participar en actividades extracurriculares o discutir las posibles emociones que pueden experimentar y aconsejarles cómo manejarlas, estableciendo una comunicación abierta.

Cuando comiences a ver que la sintomatología del niño está afectando en el ambiente escolar o en su escenario fisiológico, que el niño deje de querer ingerir alimentos, no esté durmiendo, su lapso de atención a nivel del ambiente escolar se esté afectando, no esté completando tareas, era un niño promedio académicamente y comienzas a ver que está confrontando problemas con sus destrezas académicas y su ejecución no es la misma, pues es un buen momento para recurrir a un psicólogo experto en niños y adolescentes para trabajar con ese duelo o ese cambio en terapia.

Debemos ser preventivos. En estos procesos de cambios y de duelos, mientras más preventivos podamos ser, más llevadero va a ser el regreso a clases.

Síguenos

Facebook

Twitter

Contáctanos ahora para solicitar información. Puedes completar el siguiente formulario o comunicarte a:

*Todos los campos son obligatorios